15-02-18 / Invertir en renovables, ventaja competitiva para las cooperativas

Cooperativas Agro-alimentarias de España celebró el pasado 14 de febrero en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y Biosistemas de la Universidad Politécnica de Madrid (ETSIAAB), una Jornada sobre “Inversiones en Energía Renovable en cooperativas agroalimentarias”, enmarcada dentro de las actividades que se están realizando al amparo del proyecto europeo SCOoPE.

El objetivo del encuentro era que las cooperativas españolas valorasen adecuadamente la implantación de este tipo de energías en sus procesos industriales, qué oportunidades de negocio plantean y con qué tipo de financiación pueden contar las empresas para hacer el cambio, entre otras cuestiones.

La jornada, que reunió a ponentes de alto nivel técnico y más de 100 asistentes, presentó las energías renovables más viables que existen hoy en día en el mercado: placas solares, biomasa y biogás, y se demostró su viabilidad con los casos de éxito de tecnologías ya implementados en cooperativas como AGROPAL y Central Lechera Asturiana. Como colofón de la jornada se explicó qué son las Entidades Asociativas Prioritarias (EAPs) y sus convocatorias -ya que acceder a esta denominación conlleva ayudas para este tipo de inversiones- y se dieron a conocer también otras vías de financiación para invertir en energías renovables.

Qué opciones hay para ahorrar en energía eléctrica

José Luis García, catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid, abrió el evento analizando algunas de las opciones de energía renovable que existen actualmente en la industria agroalimentaria: biomasa, solar térmica, fotovoltaica y geotérmica.

Explicó las ventajas de sustituir una caldera convencional por alimentadas por biomasa. Con respecto a los colectores solares para energía térmica presentó los tradicionales planos y los de vacío, que serán recomendables unos u otros según las horas de demanda de agua caliente y la temperatura demandada. En cuanto a las placas solares para energía fotovoltaica presentó los casos con y sin baterías, y dependiendo del consumo diurno y nocturno, cómo asegurar el suministro durante los consumos pico con energía de la red eléctrica. Por último habló de las ventajas de la energía geotérmica, aunque matizó que es más recomendable en los casos de nueva construcción.

José Luis García animó a las cooperativas a invertir en renovables para estar posicionados favorablemente ante los problemas de suministro de energías fósiles de la próxima década, ya que aumentará sus precios. En este sentido, mencionó la oportunidad de inversión por eficiencia energética -disminuye los costes- y porque a futuro garantiza la supervivencia de la cooperativa cuando suban de precio las energías convencionales; además valoró la “buena imagen” que da el uso de renovables, como empresa sostenible.

Por su parte, Juan Sagarna, coordinador del proyecto SCOoPE y responsable del departamento de Servicios, Calidad e Innovación de Cooperativas Agro-alimentarias de España, presentó los objetivos del proyecto, y los casos de éxito que ya están funcionando en cooperativas como El Tejar (Córdoba) y San Miguel Arcángel (Jaén), el Grupo AN, Central Lechera Asturiana, ACOR, AGROPAL, CLUN-FEIRACO o COVAP.

Estas cooperativas aprovechan el orujillo y otro tipo de residuos agrícolas o ganaderos para producir combustibles, biogás, o directamente energía eléctrica o térmica, con la consiguiente reducción de sus gastos energéticos. La conclusión de estas experiencias es que ya existe tecnología suficiente, y adaptada a cada caso particular, para reducir el consumo o incluso optar al autoconsumo, que hay múltiples opciones para gestionar y aprovechar los subproductos/residuos, y que en los casos de viabilidad económica débil o incierta rentabilidad se pueden solicitar relevantes apoyos públicos.

Ana López, jefa de ventas de BayWa r.e. en España, presentó esta empresa puntera en la instalación de paneles solares que además tiene amplia experiencia en el sector agro-alimentario. Ellos hacen primero el estudio integral de los consumos, patrones de funcionamiento y radiación disponible, y desarrollan un proyecto a medida con estimaciones detalladas de los costes y ahorros a conseguir. En este sentido Ana López presentó varios casos de análisis como una industria láctea en Lérida, una deshidratadora de forrajes en Aragón, o una granja avícola en Murcia. Además, BayWa r.e. cuenta con múltiples opciones como la instalación directa, la construcción a cuenta de BayWa r.e. para que la alquile la industria, y la PPA en la que BayWa r.e. construye y gestiona la planta y la industria sólo tiene que comprar la energía.

Posteriormente, Eva López, investigadora de la Fundación CIRCE (Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos), y coordinadora del proyecto AGROinLOG -en el que también participa Cooperativas Agro-alimentarias- presentó las ventajas de la biomasa y los resultados que han obtenido sobre cómo aprovechar los subproductos/residuos agrícolas para asegurar el recurso energético. Uno a uno, los aspectos a tener en cuenta que analizó en su ponencia fueron: el dimensionamiento de la instalación en función de la demanda energética base; el mantenimiento de los equipos antiguos para consumos por encima del consumo base; la disposición de espacio para instalar los equipos, que son más voluminosos que una caldera convencional; que la compra sea de energía, no de volumen, para asegurar un precio fiable; la exigencia de que la calidad de la biomasa sea adecuada a la instalación libre de piedras y de tamaño adecuado; y que se tenga cuidado en los casos de seleccionar equipos multicombustibles. Además, Eva López presentó cuatro casos de éxito de instalación de calderas de biomasa o sistemas de abastecimiento de biomasa: la caldera de vapor en la fábrica de piensos de Huesca, la biomasa utilizada por Bodegas Torres, la planta de tratamiento de subproductos animales de Portugal, y la red de calor en una explotación porcina de Aragón.

Casos de Agropal y Central Lechera Asturiana

Mostrando un ejemplo cooperativo actual, Alejandro Velasco, de AGROPAL, presentó cómo a raíz del problema del exceso de paja seca, desarrollaron la oportunidad de reducir sus costes energéticos cambiando la caldera de gas natural de sus instalaciones de Villoldo, y ahora obtienen el 100% de su energía térmica de la paja quemada en su caldera de biomasa.

También contó que han sustituido hasta el 80% del gas natural licuado que utilizaban en su planta de Baltanás por pellets de paja quemados en otra caldera de biomasa. El socio tecnológico que han tenido en esta inversión es SUGIMAT, que de manos de Francisco Ripoll presentó la enorme oferta que tienen de calderas a medida. En este sentido, Francisco Ripoll explicó los problemas que tuvieron con el potasio de la paja, o con la diferente temperatura de combustión de los pellets y la ceniza, y cómo diseñaron soluciones hasta conseguir la caldera perfecta para AGROPAL.

Otro ejemplo lo expuso Francisco San Martín, gerente de Central Lechera Asturiana, quien presentó la línea innovadora que ha seguido esta empresa desde los años 70, y que culmina con el actual sistema de recogida de purines que utilizan para producir biogás. Marcos Quevedo, consejero delegado de Biogastur, presentó los detalles técnicos de la instalación que se abastece en un 90% de los purines de los ganaderos y en un 10% de otros sustratos. Los productos que obtienen de este proceso son energía para el transporte, energía térmica para las industrias lácteas y fertilizantes.

Por último, en el bloque temático que analizaba la financiación y ayudas disponibles para financiar estas inversiones para las cooperativas, Cristina Garrido, de Cooperativas Agro-alimentarias de España, presentó la situación actual de la EAPs, los resultados de convocatorios anteriores, y la convocatoria que saldrá publicada en los próximos días, que este año llegará hasta el 60% de máximo subvencionable. En los dos años anteriores las cooperativas participantes han obtenido 2 millones de € en subvención para instalaciones de energias renovables y el total de su inversión ha alcanzado los 5 millones de €.

En la mesa redonda moderada por Tomás Rojas, de Cooperativas Agro-alimentarias, los encargados de mostrar más vías de financiación fueron Alberto Olivares de AgroBank; Trinitario Cadenas, de CajaMar; Javier Nievas, de Banco Cooperativo Español (Grupo Caja Rural), y Fernando García, de Deloitte, que presentó el proyecto Enerinvest y su Plataforma Española de Financiación de Energías Sostenibles donde se recopilan las opciones de financiación disponibles.

Una inversión para mantener la competitividad

La clausura, a cargo del director de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Agustín Herrero y de Luis Ricote, director de la ETSIAAB, dejó claro que la inversión en energías renovables es una necesidad real de las cooperativas agroalimentarias, y como tal, nuestro trabajo es acercar estas tecnologías a nuestras industrias, ya que será un requisito imprescindible para mantener la competitividad en el futuro, no sólo por los ahorros sino también por la responsabilidad social que las cooperativas llevan implícito en su ser, y que los clientes priman cada vez más. La labor de la ETSIAAB en formar a los futuros técnicos no deja tampoco de lado esta tendencia, necesaria y clave para el futuro de la industria agroalimentaria.

Proyecto SCOoPE

 

La jornada se enmarca en la labor de difusión del proyecto SCOoPE para reducir el consumo de energía e implementar sistemas de gestión colaborativa de energía en cooperativas, un proyecto dentro de las líneas H2020 y en el que participan 7 países (España, Italia, Portugal, Francia, Suecia, Dinamarca y Grecia).

El objetivo del proyecto es conseguir mayores ahorros a medio plazo con nuevas, y asequibles, soluciones energéticas a través del desarrollo del concepto de “Sistemas de Gestión Colaborativa de la Energia” para aprovechar las complementariedades y sinergias.

Tras dos años de trabajo, ahora comienza la segunda y última fase para promover inversiones por 30 millones de euros en casi un centenar de cooperativas y, en el caso español, se espera que la inversión ronde los 8 millones de euros en unas 30 cooperativas.