31-07-17 / La Herramienta de Autodiagnóstico Energético del proyecto SCOoPE ya está disponible

Uno de los elementos más útiles desarrollados por el proyecto SCOoPE es la Herramienta de Autodiagnóstico Energético, la Diagnosis Tool , que ya está disponible de forma gratuita para cualquier empresa del sector agroalimentario que quiera utilizarla. 

Los sectores que se pueden analizar con este programa son el lácteo (leche, queso, yogures), cárnico (mataderos de porcino, ovino, vacuno, y avícola), secaderos de cereales y deshidratadoras de forraje e industrias de transformación de frutas y hortalizas (zumos, purés y concentrados de tomate).

Acceder a la Herramienta de Autodiagnóstico

Por su parte, las cooperativas participantes en el proyecto están recibiendo estos días un informe sobre su consumo energético, y ahora los técnicos de las federaciones que trabajan con ellas podrán centrarse en la tarea de mejorar la eficiencia de los procesos que hayan resaltado como menos eficientes o con más posibilidades de mejora. Además, gracias a la Diagnosis tool, las cooperativas pueden ver los ahorros estimados que podrían conseguir aplicando cada medida.

Gracias a esta herramienta, todas las cooperativas o industrias agroalimentarias que decidan utilizar la Diagnosis tool, sólo tendrán que introducir los datos en la herramienta y verán su diagnóstico energético, su balance de consumos, y el desglose comparado con los valores de referencia de otras empresas similares y del mismo sector.

El proyecto SCOoPE continua avanzando y el pasado viernes tuvo lugar una reunión del consorcio, celebrada en la sede de la cooperativa sueca LANTMÄNNEN (socia del proyecto), en la que participó Cooperativas Agro-alimentarias de España, en la que se trataron otros temas relevantes como los trabajos que comenzarán próximamente con las cooperativas participantes para analizar en profundidad las posibles medidas de mejora a implementar y su financiación.

Por otro lado, en el marco del proyecto SCOoPE se están desarrollando también las tareas para comenzar a trabajar con los “clusters energéticos” en los que varias cooperativas (en el caso de España, cooperativas del sector hortofrutícolas y de piensos) gestionarán de forma colaborativa su consumo energético, haciendo que éste sea más eficiente y les resulte más económico.